0

Insidious (2011)

Cuando uno ve Insidious no puede dejar de evitar pensar en aquellos cuentos y series que se leían y veían en la niñez. No lo digo como algo malo sino como algo a favor, ya que creo que esa era la intención de James Wan y su equipo. Eso y asustar cada diez minutos. La película está construida con varios “set pieces” cuyo único motivo es provocar el miedo en los espectadores aunque no todos funcionan, pero la mayoría están bastante bien conseguidos. Desde rostros en la oscuridad, hasta siluetas demoníacas, pasando por niños fantasmas. Todo un espectáculo para provocar el miedo en los espectadores. Porque Insidious no es más que una película de terror clásica, donde uno termina pensando en cintas como 13 Fantasmas de William Castle, alguien que utilizaba cualquier truco para provocar el espanto en los espectadores. Pero además de Castle, también es notable la influencia de Mario Bava (vean donde ocurre el final y la escena de los maniquíes, algo digno del director italiano, inclusive hay zooms que recuerdan a sus producciones). Lo mismo pasa con el maquillaje que utilizan los fantasmas. Pueden parecer ridículos o hasta inclusive pueden dejar de impresionar pero ¿acaso al cine de terror clásico no se le critica eso? Lo gracioso es darse cuenta de que parte corresponde a sus creadores. Toda la primera parte con sus fantasmas y sus sustos son de Oren Peli, director de Actividad Paranormal. Y ahí están los famosos fuera de campo, pasando por el uso de encuadres para crear escenas de suspenso. La segunda parte con la aparición del demonio corresponde a los creadores de Saw (irónicamente, su guionista tiene un papel importante) donde todo se vuelve un poco mas bizarro y donde es notable la influencia, como se dijo antes, del terror italiano. Afortunadamente, Wan tiene cierta idea sobre cine, por lo que en ningún momento sentimos ese cambio forzado, es más: nos da a pensar en las miles de criaturas con las que soñábamos antes de irnos a dormir. Todo esto va espléndidamente con el argumento del film que habla sobre recordar el pasado, en especial la niñez cuando una sombra podía despertar en nosotros los peores temores y ver cualquier cinta de terror nos provocaba noches de insomnio. Eso es Insidious, la vuelta a nuestros miedos de la niñez. Y como todo recuerdo terrorífico siempre vuelve una vez más para un último susto.

Click to share thisClick to share this