0

El Caminante (1979)

Nos encontramos con la obra más personal de Jacinto Molina, más conocido como Paul Naschy, una película con muchísimas lecturas, algunas a la vista, otras no tanto, pero con muchas verdades, según su director y protagonista principal. La carrera de Naschy está llena de altas y bajas, las primeras meritos de él, a veces de la época, y las segundas sin duda por culpa de la industria, ya que él fue siempre el mismo, dando lo mejor, a su manera. El Caminante es un ejemplo de ello, una cinta que no tiene tabúes, tocando todos los temas que causan conflicto en el hombre: el amor, la codicia, la constante lucha entre el bien y el mal, la soledad, la lujuria y muchísimas cosas más, sin tener miedo a las consecuencias. La película fue muy bien aceptada por la crítica en su época, pero aun así, no es la más célebre del actor/director español fallecido hace poco tiempo. Por qué? La razón es simple: siendo un actor dedicado al género de terror y fantástico, esta cinta tiene poco y nada de todo eso. El Caminante no es un film de horror, si bien posee elementos del género, ya que es una historia cruda, violenta, morbosa, con toque eróticos. Pero no es de terror. Sería muy difícil catalogarla y eso es lo que la hace grande. El Caminante es un clásico medio perdido en la filmografía de “fantaterror español”, una cinta excelente y sin desperdicios, con diálogos soberbios que nos llevan a comprender un poco más la naturaleza del hombre, si sabemos leerlos. Cierro esta reseña con una dialogo del film, en el cual un muchacho le dice a Paul Naschy: "Pero amo, me va a dejar solo?" - y el diabólico amo le responde con una sonrisa - "Pero niño, no te has dado cuenta, que el hombre está siempre solo?".

Click to share thisClick to share this